Networking Activo. Red social profesional.

Creada para conectar ideas. Diseñada para producir sinergias.

El plan de negocio I

Compartir



El plan de negocio I

‘Me ofrezco como colaborador agradecido en esta revista que acaba de lanzar Emilio. Porque lo nuestro es una networking story. Me ocuparé en esta columna, titulada Per aspera ad astra, de tratar el mundo del emprendedor ""en especial el del emprendedor del no-mundo, el de Internet- y sus vicisitudes, con amplitud de miras, combinando la necesaria visión financiera con la imprescindible base filosófica con el aderezo del humor y del arte, siempre que sea posible.’
Bruno R. Zazo
Socio Director de Berchmann Capital

EL PLAN DE NEGOCIO
Vamos a intentar en esta colaboración ofrecer algunos puntos de vista útiles para emprendedores y empresarios, en la difícil labor de emprender negocios y gestionar en forma empresarial el negocio emprendido, respectivamente.

Convendría empezar por la definición de los conceptos [1]. Si no se tiene mucho tiempo recomiendo echar un vistazo rápido a la definición que de empresario y emprendedor da la famosa wikipedia.

También la Real Academia nos ofrece algo de luz:

Emprender.
(Del lat. in, en, y prendĕre, coger).
1. tr. Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran
dificultad o peligro.

Empresario, ria.
1. m. y f. Persona que por concesión o por contrata ejecuta una obra o explota un servicio
público.

2. m. y f. Persona que abre al público y explota un espectáculo o diversión.

3. m. y f. patrono (persona que emplea obreros).

4. m. y f. Titular propietario o directivo de una industria, negocio o empresa.

Algún día trataremos a fondo las diferencias y confusiones que existen entre emprendedor y empresario. Con ello en mente, mi redactora jefe me pide que empiece en este número inaugurando la sección con un tema importante y en el que muchos emprendedores no reparan: el famoso Plan de Negocio.

Han pasado por mi mesa bastantes planes de negocio, y he tenido que preparar algunos más. Los asesores en finanzas corporativas (fusiones, adquisiciones, inversores, capital riesgo") nos pasamos muchas horas analizándolos. Como también lo hacen los directores de inversión de los fondos de capital riesgo, los analistas financieros, los business angels, los analistas de equity research"

Analizamos planes de emprendedores, de empresas maduras que abren nuevas líneas de negocio, de empresas que compran otras y quieren analizar cómo van a desarrollar juntos el negocio que compran, de empresas cuyos accionistas quieren venderlas y para ello preparan un plan de negocio que luego valoran, etc.

No es tarea baladí dedicar cierto tiempo a entender qué es y para qué sirve entonces un "Plan de Negocio": muchos emprendedores tendrían más éxito del que tienen si prestaran más atención a este concepto durante toda su vida de emprendedores primero y de empresarios después.

¿Qué es un Plan de Negocio? Un Plan de Negocio es la hoja de ruta, el guión que define la idea de negocio y diseña la forma en que el emprendedor va a materializarla.

El maestro José Antonio Almoguera dice en uno de sus materiales:

"Un emprendedor, cuando comienza a alumbrar su proyecto empresarial, es ya una persona cuyo tiempo no debe desaprovecharse en esfuerzos inútiles de ninguna clase. El tiempo que empleamos en el desarrollo de este documento debe entenderse como la primera y más importante inversión que efectúa la empresa".

Definamos por agregación. Si nos acercamos al papel y miramos detenidamente las tres palabras juntas, Plan-de-Negocio, ya tendremos ahí todo el significado por el que nos estamos preguntando.

1. Es un plan, es decir, contiene en sí mismo el modelo que dirigirá la acción del emprendedor, el cómo de la acción.

Este modelo o plan se prepara antes de actuar, porque se asume que va a aportar a la acción cierto orden, referencia y coherencia, que se estiman necesarios para el éxito.

Responde por tanto a un momento de reflexión interna del emprendedor, que planifica su proyecto para orientarse en sus acciones.

Sirve también al emprendedor en su quehacer externo, como presentación del proyecto ante cualquier interesado en el mismo.

Pero cabe hacer una reflexión: ¿es suficiente con que haya un plan para la acción? ¿Requiere la acción de algo más?

Recibo muchos planes de negocio extraordinariamente bien preparados, con detalles de previsión que reflejan un duro trabajo de preparación y data mining, con información muy valiosa acerca del mercado que se acomete o el producto que se lanza.

Deberían saber los emprendedores que los preparan que, a veces, las personas que les citan para las reuniones de presentación sólo lo hacen para quedarse con información de un nuevo mercado, para ellos desconocido.

En un paralelismo con el deporte del alpinismo, la ruta de ascenso a la cumbre está extraordinariamente bien trazada, los medios previstos acordemente. La escalada va a ser todo un éxito en cuanto a los instrumentos, los campamentos están bien situados. Porque los cómos están muy pensados.

Pero falta un pequeño detalle: ¿cuál es el fin? ¿Hacia dónde nos dirigimos? Falta el rumbo. Falta la idea de negocio, que nos indica dónde está esa cumbre[2], y que va a determinar qué ruta tomar, cuándo rectificar abandonándola, etc.

2. Falta una reflexión profunda sobre la idea de negocio. Por eso el plan tiene que serlo de negocio. Muchos entusiastas emprendedores nos presentan un plan"pero de empresa. Ficheros excel, word y power points (sobre todo power points) llenos de números, datos y flechas que describen la empresa: su organización, la necesidad de recursos, los impuestos que va a pagar, su reparto accionarial, su articulación jurídica, sus marcas y su denominación social, las previsiones de ventas… ¡pero qué poco esfuerzo empleado en la idea de negocio!

Vienen ilusionados y les lanzamos la pregunta: ¿y dónde está aquí el negocio, la idea de negocio? ¿Qué te hace pensar que esto va a ser un buen negocio? El negocio va a ser para nosotros el contraste que sirve para evaluar si el modelo que lo acompaña es adecuado o no lo es.

Basta con hacer alguna inocente pregunta como éstas y se podrán a la defensiva, considerándote un descreído ""el entusiasmo y la energía que han puesto en la elaboración del plan les ha hecho olvidar lo más importante, y eso duele. Lo toman como una ofensa y se posicionan defensivamente. Mala señal: se han lanzado a hacer números sin probar la validez de la idea.”

*Puedes saber más sobre la revista en papel Networking Activo o descargarte la versión online del nº 1 sin coste, aquí.

1 comentario »

  1. Joan dijo el 14 de abril, 2008: #1

    ¿Tan a menudo se da este caso?

    El Plan de Empresa a de trasladar la idea de negocio a la realidad del mercado y no al contrario. Es por ello, que no ha de perder su papel protagonista en ningún momento.

    Encerrarse en cifras, rentabilidades futuras, cuotas de mercados, etc. es peligroso pero, ha de entenderse también que el emprendedor si tiene su idea de negocio clara pero lo que pretende demostrar es su viabilidad a la hora de encontrar financiación y es la causa de que se desvíe de la idea principal.

    Gracias por el apunte y felicidades por el artículo.

    Saludos,

deja uno